Blog

Novedades, behind the scenes y momentos de sociabilización extrema. El Guttermonster es un monstruo amigable.

I got you little runaway

Considerando que este período del año es bastante pesado en la agenda de Gutter Glitter en lo que se refiere a producción, el martes pasado Lu y yo nos tomamos el único break que habíamos programado hasta Junio (miren que trabajadoras que somos, las cosas que hacemos por nuestros proyectos!)

La razón no era sólo un merecido mini-descanso (porque no descansamos), sino que era una cita ineludible.

O sea, fue el show de Super Junior. No podíamos no ir. Es fucking SuJu.

Como algunos sabrán, y más allá de nuestros gustos individuales (mi banda favorita es Bauhaus. Si, *esa* Bauhaus), K-pop es el género musical que más escuchamos cuando estamos haciendo cosas para la editorial y al que consideramos como constante e ininterrumpida BGM de la tierra de Gutter (*cough* Fantastic Baby está nombrada after Big Bang’s Oh So Catchy song). Primero porque nos divierte muchísimo y nos interesa toda la construcción alrededor, segundo porque suele ser bastante high energy, y high energy es lo que una necesita cuando está en una maratón de 72 horas de armado a.k.a. “peleando con InDesign” para tener el libro listo. De las (ya incontables) bandas que escuchamos, Super Junior es nuestra preferida por mucho (y estaremos siempre agradecidas a Hato por habernos introducido a este grupo hace un par de años,  durante una de las tantas Jornadas del Manga y el Ánime que compartimos. Hi, Hato! Danke!).

Es más, todo el armado de Psychopomp I fue hecho con el álbum Sexy, Free and Single en repeat.

En serio. 72 horas. Cafeína, chocolate y SuJu fueron nuestros mejores aliados durante esas horas. Gracias SuJu.

Y gracias otra vez, por el Super Show 5 del martes.  El profesionalismo, cuidado al detalle y OMGOTH such hard work que el grupo y su equipo le puso al show fue increíble. Tengo que admitir que no esperaba que fuese tan… wow. Esperaba que fuese divertido, pero fue bastante más que eso. Entretenido, altamente energético (¿cómo no se desmayaron con todo lo que bailaron? stamina of hell! O_O), 3 horas de non-stop-partying y coreografías que se veían tanto más complejas y en synch en vivo, además de un manejo del público que es flaaaawless. Los chicos en este momento tienen todo mi respeto, y aunque sus videos me gustan, pasé a preferirlos live.

El SS5 a punto de empezar

El SS5 a punto de empezar. Después nos quedamos sin batería. En serio.

Momento preferido personal: Rockstar. Like, totally.

Cuando vuelvan, reincidiremos gustosas. Y mientras tanto, los seguiremos usando de fuente de energía cuando tenemos que estar despiertas por más de 24horas.

Que es pronto. Blasted deadlines.